04 Ago 2016

Opinión de Ana Contreras, alumna de la Maestría Internacional en Auditoría y Gestión Empresarial patrocinada por FUNIBER

Ana Contreras, alumna de El Salvador becada por FUNIBER de la Maestría Internacional en Auditoría y Gestión Empresarial, opina sobre su experiencia estudiando a distancia

“Una aventura sin fronteras llamada FUNIBER”

El escribir hoy desde El Salvador me hace sentir muy bien y emocionada; mi nombre es Ana del Rosario Contreras, mis compañeros de la Maestría Internacional en Auditoría y Gestión Empresarial me dicen Any o Annysita, que es mi correo personal.

Estoy cursando la Maestría Internacional de Auditoría y Gestión Empresarial (MIAGE), tengo 44 años. Me gradué en la licenciatura en Contaduría Pública en mi país y ejerzo como Auditor Interno en una Institución Educativa, así como también soy docente Universitaria, de contabilidad y análisis financiero, ambas actividades las disfruto mucho, claro en el ámbito presencial.

Déjenme contarles porque titulé “Una aventura sin fronteras” a este pequeño artículo, pues iniciar mis estudios con FUNIBER, lo ha sido, logre incorporarme a este gran proyecto el año (2013), era de tomar la oportunidad o nunca hacerlo,  pues años atrás lo había intentado y desistí, sin embargo, acá estoy, inicié con  una metodología diferente para mi cerebro, pues la independencia, la libertad, la no presión, era una nueva metodología, el aprender a organizarme para estudiar “On line”, era algo para lo que no estaba preparada y dio como resultado un enorme y estresante reto, que por sentirlo muy grande, mejor preferí llamarle aventura, pues ha hecho de mis estudios una divertida vivencia internacional, pues no estudiamos en una misma mesa en una misma habitación, con una taza de café o leche a la par, sino que estudiamos desde diferentes naciones, con una computadora, animándonos por correos electrónicos o mensajes por medio de teléfonos inteligentes, para no darnos por vencidos, somos una gran familia a distancia; no estamos cerca para soportar nuestras tristezas, alegrías, nuestras depresiones o que nos faltó tiempo para estudiar y reprobamos algún examen; tuvimos un episodio en que todos escribimos, que nos abrumó recibir tres cajas de las lecturas casi de inmediato y sentíamos que no avanzábamos, pero eso despertó en el grupo el tener que devorar esos libros lo antes posible; hemos llevado nuestra amistad, logrando dar unas líneas o un mensaje de voz o hasta una llamada por alguna aplicación de moda, para animarnos y motivarnos, no dejar a un lado tan enriquecedores materiales que hemos recibido; compartimos una boda, un viaje, un nacimiento, un partido de futbol, de cualquier manera, menos presencialmente y hemos pensado, porque no al final de todo, hacer una fiesta presencial en cualquier país del mundo.

Pero, ¿qué ha cambiado en mí, esta aventura llamada FUNIBER? Pues muchas cosas, ahora junto a mi cartera me acompaña una o dos carpetas con las lecciones recibidas vía correo postal, para aprovechar cada instante que me queda de mi vida diaria de trabajo, así como todas las noches, antes de hacer mi oración o los fines de semana que entre todo lo de casa cuando puedo me dispongo a avanzar “cinco, diez o veinte paginas” las que  hacen la diferencia cuando hay que cubrir actividades exigidas, hasta rendir el temido Examen Final, esto me recuerdan mis días de estudio de la universidad, pero es diferente, eso les dice que ya vencí ese gran paradigma, los estudios “online” o los estudios en solitario que tanto temía; ahora rendir un examen, esperar con ansias el día siguiente para ver en la plataforma mi nota definitiva representa una gran satisfacción y ver avanzar el porcentaje que he logrado, no tiene precio.

Ahora en cuanto a nuevos conocimientos, me siento satisfecha, he aprendido tanto, he reforzado otras, pero sobre todo cosas interesantes, definitivamente la educación no tiene límites, los limites los pongo yo, le estoy sacando provecho a cada materia, me las llevo a mi vida profesional actual, estoy aplicando ya algunos conocimientos del e-commerce, en mi trabajo estoy aplicando los “ERP´s”, sobre calidad, auditoria, logística, ética, les digo, no estoy desaprovechando nada, lo vivo y aplico diariamente; también donde ejerzo la docencia me siento feliz porque he ampliado mis conocimientos, ahora puedo compartir con más propiedad y amplitud, que no solo en El Salvador estamos aplicando técnicas, casos y formación actualizada e internacional, definitivamente me siento una profesional renovada y porque no escribirlo, animo a mis chicos (alumnos) a que si tienen una meta, aunque estemos llenos de trabajo, nos motivemos para lograrla y no pueden decirme que es difícil trabajar y estudiar, pues yo lo esto viviendo.

Que más les puedo pedir, pues necesitamos más tutores, que sigan atendiéndonos, guiándonos, aportándonos más conocimientos, lo más importante ese acompañamiento que en la soledad de nuestras naciones sentimos.

El último detalle que deseo compartirles, estudiar a través de una plataforma no es menos que estudiar presencialmente, ese es un gran paradigma que en nuestros países latinos se mantiene y debemos transformar, porque considero que quien desea superarse, aprender y ser honesto, lo logra de manera presencial o no, considero que estoy avanzando, estoy poniendo todo de mi parte, por lo que tengo mi mente abierta ante el nuevo siglo, ante los nuevos retos, ante la tecnología, porque en este mundo no hay marcha atrás, si, tú no te embarcas en lo nuevo, simplemente te quedaste, estoy convencida que haber tomado esta decisión de unirme a FUNIBER ha sido la mejor decisión que estoy desarrollando hoy, la voy viviendo y conociendo, pues inicié este proceso, pero he enfocado mi vida profesional a aprender sin fronteras, no sé, si ahora entienden porque sigo llamando a esto una aventura sin fronteras llamada FUNIBER.

Enlaces relacionados:

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.6/5 (5 votes cast)
Opinión de Ana Contreras, alumna de la Maestría Internacional en Auditoría y Gestión Empresarial patrocinada por FUNIBER, 4.6 out of 5 based on 5 ratings